Jerarquía de Residuos

Son las acciones necesarias para evitar que un material se convierta en residuos. Son 6 acciones y están ordenadas de forma jerárquicas según su relevancia a la hora de evaluar su eficiencia.

La finalidad de estas acciones es minimizar al máximo los residuos y la protección del medio ambiente. La primera vez que se utilizó este término fue en la Directiva Marco de Residuos de la Unión Europea en 1975.

En un informe del Banco Mundial los desechos en el mundo crecerán un 70% para el 2050 si no se adoptan las medidas necesarias. En 2016, los residuos generados alcanzaron las 2010 toneladas, de las cuales el 12% eran plásticos. Por esta razón es esencial interiorizar estos conceptos, tanto como eco-emprendedores como consumidores responsables.

Jerarquía: Acciones ordenadas por prioridad

Actualmente la Jerarquía de Residuos se compone de 6 acciones. La escala comienza por las acciones más favorables que se convierten en prioritarias hasta las que son menos favorables. De esta forma un producto debe pasar por estas acciones antes de llegar a convertirse en residuo, al final de su ciclo de vida.

  • Prevenir: Acciones que permiten evitar que un material o sustancia se convierta en un residuo y este factor debe ser evaluado desde la planificación de su producción.
  • Reducir – Minimización: Minimizar el consumo de bienes o utilización de energía con el fin de disminuir el impacto en el medio ambiente.
  • Reutilizar: Acción o proceso que permite a un material usado, volver a darle uso, igual o diferente a su concepción original.
  • Reciclaje: Proceso que permite transformar desechos en materias primas o nuevos productos.
  • Recuperación de energía: Generar energía (electricidad, calor, combustible) por medio de la utilización de residuos.
  • Disposición – Eliminación: Gestión del residuo conforme a leyes y normativas vigentes que se deben aplicar.

Pilar Vial

Volver arriba