Encuentra tu motor y arranca con todo

Motor, corazón, leitmotiv, misión, pasión, llámalo como quieras. Es la razón por la que cada mañana te levantas y no tiene relación ni con personas específicas ni con el ego.

Tu motor es aquello que aunque mañana ya no estés desearías que continuara. Es Abstracto. Más de alguna persona que me esté leyendo pensará en sus hijos y en parte podría ser una respuesta plausible. El motor va más allá de personas especificas porque mañana crecerán y se irán, y aún así querrás que ese leitmotiv continúe. Tus hijos no serían tu motor pero lo que ellos te inspiren sí podría serlo.

Pues bien, eso que trasciende a mi, mi ego, mi seres queridos, eso es el motor.

¿Cómo encontrarlo?

Para encontrarlo debes seguir los siguientes pasos al pie de la letra y repetirlo por 15 días corridos. Sí claro ¿una receta mágica? olvídalo.

No existen recetas mágicas, pero si te puedo asegurar que la magia existe. Tal cual lo veo, la magia no es que ocurran cosas sin comprender que ha pasado. La magia es dejarse asombrar aún sin saber que es lo que ha pasado. Una vez que entiendas y lo interiorices hay una pregunta mágica que deberás analizar y será una valiosa herramienta para encontrar tu motor.

Si el dinero y la salud, tuya y de tus seres queridos, no fueran tema o estuvieran cubiertos ¿Qué harías con tu vida?

Te soy sincera, cuando me hicieron esta pregunta y cuando se las realizo a mis amigos, es normal tratar de decir algo y frenarse buscando un pero. Y quien pregunta repite: acuérdate que no hay tema o problemas con el dinero, acuérdate que tus seres queridos ya tienen buena salud en este escenario. Olvídate de los «peros», dítelo a ti mismo ¿qué te gustaría hacer?

Puede sorprender darse cuenta que muchos de nuestros sueños los hemos postergado pensando que es una acción extra que no merecemos, que no podemos aspirar a obtener, que es un premio por el cuál trabajar duro. Sin pensar que siempre debimos tenerlo como primera opción de vida y no como un adicional a ella.

Desde niños nos han dicho que las cosas se ganan con esfuerzo, sobretodo si hemos sido criados en latinoamérica, que el dinero no crece de los árboles, que si subes muy alto la caída será más dolorosa. No se trataba de que nuestros padres no nos quisieran, si no que en su forma de entender el mundo y de amarnos, no querían vernos sufrir.

Una vez que resuelvas esta pregunta mágica trasciende a ella. Un tip para esto son los 5 Por Qué’s.

Te daré un ejemplo para que se entienda mejor. Si tu respuesta fue «me hubiese gustado no tener que trabajar y quedarme en casa cuidando a mis hijos». Ahora vienen los 5 Por Qué’s:

  • ¿Por Qué? Porque en mi niñez mis padres trabajaban mucho y no los veía porque llegaban muy tarde.
  • ¿Por Qué? Porque quería que llegaran temprano para que jugaran conmigo.
  • ¿Por Qué? Porque me gustaba jugar y lo hacía muy poco durante el día
  • ¿Por Qué? Porque no tenía hermanos y casi no tenía amigos en el colegio
  • ¿Por Qué? Porque el resto de los niños no me integraba porque era muy bajito/a y no querían jugar conmigo por miedo a lastimarme.

Entonces tu real porqué podría ser «No quiero más bullying en los colegios». Luego lo expresamos de forma positiva «Quiero mejorar la autoestima de niños y niñas para la buena convivencia en los colegios».

¿Por qué es importante un motor para Emprender?

Cuando emprendemos tenemos toda la energía enfocada en la nueva empresa. Nos levantamos más temprano, nos acostamos más tarde, trabajamos más horas que si trabajáramos como empleados y el ánimo sigue firme y alto.

Pasa el tiempo y llega el temido Valle de la Muerte, aquel donde pocos sobreviven o quedan muy lastimados si lo logran pasar. Dónde los ingresos bajan y se deben pagar cuentas, o debes invertir y ya no hay fondos y las líneas de crédito están copadas, donde necesitas dar un salto más y no hay fuerzas. La familia y los amigos han ayudado hasta donde podían pero se necesita más. Y es en ese momento que lo único que te mantendrá vivo será tu motor.

Es primordial que, tengas la edad que tengas, sepas desde ya que es lo que te mueve, cuál es tu motor. Por que ese motor es lo que amas, y el amor mueve al mundo.

Pilar Vial

Volver arriba